Liderar es establecer objetivos y metas claras.  Las organizaciones sólo trabajan por objetivos y resultados.

Es importante contar con conocimientos, experiencias y habilidades; pero es importante saber involucrarse en los objetivos de la organización.  Sólo se contribuye a la productividad y se progresa en la medida que nos involucremos con las necesidades de una organización.

Las empresas crecen en la medida que cada subordinado es capaz de brindar aportes a la organización.  Es responsabilidad de cada superior empoderar a sus subordinados brindándole oportunidades y retos para hacer aportes a los resultados de una organización.

El empoderamiento permite entrenar y capacitar a los subordinados dándoles oportunidades de crecimiento.

Es responsabilidad de un líder brindar feedback a sus colaboradores sobre su desempeño a fin de que estos conozcan sus áreas de mejora, así como también motivarlos por sus logros.

El desempeño de un colaborador está dado por sus conocimientos, experiencias, aptitudes, actitudes y potencial.

Todos usualmente en nuestro trabajo diariamente pensamos o asumimos que estamos realizando nuestro mejor trabajo; sin embargo, a veces no siempre esto se acerca a lo real, por eso es importante brindar feedback y retroalimentación constante a nuestros colaboradores.

El objetivo del feedback siempre debe tener una orientación positiva y debe servir para mantener y mejorar áreas profesionales y ayudar a la otra persona en su autoconocimiento.

Cuando se brinde feedback, hay que centrarse en hechos recientes y reales, y debe haber un equilibrio entre aspectos positivos y aspectos negativos a mejorar, y buscar el mejor momento y el  lugar adecuado.

Nunca olvidemos que el feedback contribuye a un mejor desempeño y a un mejor clima laboral.