Todo emprendedor, luego de desarrollar su mentalidad emprendedora, debe enfocarse en desarrollar su habilidad para identificar oportunidades de negocio.

Las grandes oportunidades toman tiempo antes de hacerse evidentes; sin embargo, el emprendedor debe tener la sensibilidad y la visión para detectar oportunidades que se presentan en el camino. Recordemos que un emprendedor es capaz de ver un árbol, aun cuando sólo tiene una semilla en la mano.

Gracias a esta capacidad creativa, los emprendedores convierten cada problema o necesidad del entorno, en una oportunidad para construir un negocio.

¿Qué debe hacer un emprendedor para desarrollar oportunidades de negocios?

  • Ayudar al cerebro a generar nuevas ideas.Si una persona está sumergida en una rutina, todos los días está expuesto a los mismos estímulos y será muy difícil que genere ideas diferentes. Si quieres pensar diferente, haz cosas diferentes diariamente, desde usar tu otra mano para cepillarte, cambiar la ruta para dirigirte a  casa, conversar con personas de diferentes culturas, viajar, ponerse el reloj en el otro brazo, practicar un nuevo deporte, cambiar el orden de las cosas en la oficina, etc. Todo lo que se haga para salir de la rutina ayuda a verse y sentirse diferente, esto permite al cerebro crear nuevas conexiones neuronales que ayudan a solucionar creativamente problemas.
  • Aprender de negocios exitosos.Todo emprendedor debe hacerse tres preguntas acerca de cada negocio que le resulte interesante: ¿Qué problema resuelve? ¿Qué producto o servicio ofrece? ¿Quién está pagando por dicho producto o servicio?  Hay que ver los negocios como el enlace entre Problema – Solución – Cliente. Esto ayuda al emprendedor a entender mejor el mundo empresarial.
  • Cuestionarse.Nunca hay que dar por hecho algo. Hay que preguntarse constantemente «¿Qué sucedería si…?», «¿Cómo podría hacerse esto de manera diferente?», «¿Y por qué no…?». Siempre la curiosidad es la mayor fuente de ideas creativas.
  • Mantenerse actualizado.Es importante estar actualizado en las tendencias del entorno para descubrir oportunidades.
  • Desarrollar un muro de ideas. Todo emprendedor debe plasmar de manera gráfica en un papelógrafo, las ideas, problemas y oportunidades que vaya identificando. Este ejercicio de pensamiento visual, permitirá desarrollar una fuente constante de ideas creativas.