El capital humano es uno de los activos más importantes de una empresa, sólo este es capaz de transformar organizaciones y agregar valor a los stakeholders.

Para que una empresa marche eficientemente, es importante percibir si la persona que está en una posición de liderazgo realmente debería estarlo.  ¿Cómo detectar a los líderes ineficaces?

Visión de negocios. El trabajo de un líder es alinear a la organización alrededor de una visión clara y alcanzable.

Carácter. Un líder que carece de carácter o integridad durará muy poco en el tiempo, no importa que tan inteligente o empático sea.

Desempeño.  Nadie es perfecto en el desempeño, pero los líderes que siempre fallan no son líderes, sin importar cuanto deseen serlo.  El rendimiento pasado siempre es un indicador de eventos futuros.  Una historia de éxito en el tiempo en diferentes roles tendrá mucho más posibilidades de éxito que alguien que nunca lo ha hecho.

Comunicación. Un líder con deficiente habilidad de comunicación tendrá una corta vida en su posición.  Los buenos líderes saben comunicarse de manera efectiva, a través de grupos, medios y entorno.  Son pensadores y oyentes fluidos, y saben cuándo intervenir.

Servicio.  Si un líder no entiende el concepto de servicio no será capaz de ganarse la confianza y la lealtad.  El orgullo y la arrogancia no son rasgos positivos de liderazgo.

Flexibilidad. Un líder que no sea capaz de adecuarse a los diferentes estilos de trabajo y realidades del mercado, no tendrá éxito.  Sólo los grandes líderes que son flexibles en su enfoque y capaces de adaptar sus métodos de trabajo a las situaciones cambiantes tendrán éxito en el largo plazo.

Orientación al resultado. Los líderes que carecen de orientación a la acción perecerán en el tiempo.  Los líderes que tienen una fuerte orientación a la acción tendrán éxito.  El liderazgo está ligado al desempeño, las intenciones deben estar alineadas a los resultados paras ser efectivas.

Innovación. Los líderes satisfechos con el estatus quo y sólo preocupados por su supervivencia, no caminarán lejos.  Los líderes deben liderar el cambio y la innovación para mantener a sus organizaciones en forma dinámica y en crecimiento.

Seguimiento al Mercado.  Los líderes que no están en armonía con las necesidades del mercado fracasarán, como dice el refrán “si tú no cuidas tus clientes, alguien más estará encantado de hacerlo”.

Compromiso con el equipo. Los verdaderos líderes son responsables.  No culpan a los demás, no reclaman crédito por el éxito de su equipo, si no que siempre aceptan la responsabilidad por las fallas que pudieran producirse en su equipo. Los líderes son responsables ante su equipo.

Los líderes deben ser honestos, tener una historia demostrada de éxito, ser buenos comunicadores y coherentes con sus objetivos y enfoque hacia la acción.  Si su equipo actual de liderazgo o sus nuevos y futuros líderes no tienen estos rasgos, debe empezar a preocuparse cómo mejorar su equipo de liderazgo.