Hoy a diferencia de ayer, los empleados experimentan un menor compromiso de permanencia hacia las empresas. Las organizaciones tienen la necesidad de generar estrategias y mecanismos de retención para su personal clave. Ninguna empresa está dispuesto a perder capital humano valioso en ningún nivel.

Se han realizado muchos estudios a equipos de trabajo, gerentes y empleados, para analizar cómo conciliar las expectativas y el desarrollo del capital humano hacia el éxito de ellos mismos, el negocio y el cliente final.

Existen estudios realizados a diferentes grupos de trabajo de diversos sectores de negocios y países, y se observa que aquellas empresas que implementaron el desarrollo de las fortalezas de sus empleados obtuvieron mejores rangos de crecimiento que aquellas que sólo se dedicaron a ayudar a mejorar sus debilidades; es decir, lograron incrementar sus ventas y ganancias, y obtuvieron una mayor satisfacción de los empleados y un mejor servicio al cliente.

Estos estudios concluyen que es importante generar ambientes agradables en el trabajo que potencien las fortalezas de las personas, contribuyendo implícitamente en la rentabilidad de la organización como resultado final.

El desarrollar fortalezas empodera a las personas, genera satisfacción, orgullo y mayor compromiso de pertenencia hacia la organización.

¿Cuáles pueden ser las mejores formas de optimizar las fortalezas?

Actué con Liderazgo, estableciendo como prioridad estratégica el desarrollo de las fortalezas de los equipos de trabajo de la organización. Haga que el cambio realmente ocurra.

Comprometa a sus empleados con el Cambio. Ayude a sus empleados a entender cómo usar sus fortalezas para manejar exitosamente el cambio, y fomentar así una cultura unificada de estrategia y objetivos mutuos.

Involucre a todos sus Gerentes en este compromiso. Lidere con el ejemplo. La alineación de los Gerentes en una iniciativa de desarrollo de fortalezas es importante, porque estos son los responsables de un adecuado desarrollo de sus colaboradores.

Genere conciencia y entusiasmo en la organización. Utilice una adecuada comunicación, trasmita los logros obtenidos, generando así orgullo y sentido de pertenencia.

Forme equipos de trabajo para crear o desarrollar proyectos, teniendo en cuenta las capacidades innatas de cada individuo.

Realice evaluaciones de desempeño basadas en el reconocimiento y desarrollo de las fortalezas de los empleados y su contribución al negocio. Aliente el talento y establezca metas exigentes, pero alcanzables.

Finalmente, vincule la cultura de su organización basada en fortalezas a su marca. Recuerde que su marca es la mejor fuente de atracción de talento.  Convierta a su empresa en un fuerte competidor.